Posted by: Thierry Castillon Post Date: 21 julio, 2018

Sábado 21

Todas las cosas buenas tienen un final, hoy despedimos nuestras familias en Rouen, para iniciar nuestra semana dedicada al turismo!

 Iniciamos con el espectacular Mont Saint-Michel , la «Maravilla del mundo occidental» forma una torre en el corazón de una inmensa bahía invadirá por las mareas más altas de Europa.
Fue a petición del Arcángel Michel «jefe de la milicia celestial» que Aubert, obispo de Avranches construyó y consagró una pequeña iglesia el 16 de octubre de 709. En 966 una comunidad de benedictinos se posó en la roca a petición del duque de Normandía y la iglesia prerrománica fue construida antes del año mil.
Con Roma y Santiago de Compostela, este gran centro espiritual e intelectual, fue uno de los lugares de peregrinación más importantes para el occidente medieval. Durante casi mil años hombres, mujeres y niños fueron allí por caminos llamados “caminos hacia el paraíso” esperando la seguridad de la eternidad, dada por el Arcángel del juicio, pesando sobre las almas.
La Abadía fue convertida en prisión durante los días de la Revolución Francesa y tuvo que ser restaurada antes de que finalizara el siglo XIX.
Con la celebración del 1000 ° aniversario del monasterio, en el año 1966, una comunidad religiosa regresó a lo que solían ser las viviendas abaciales, la oración perpetua y la bienvenida a la vocación original de este lugar. Monjes y monjas de “Les Fraternités Monastiques de Jérusalem” han estado asegurando una presencia espiritual desde el año 2001.
Al mismo tiempo que la abadía estaba desarrollando un pueblo creció desde la Edad Media.
Floreció en el lado sureste de la roca, rodeado por paredes datadas en su mayor parte de la guerra de los Cien Años. Siempre ha habido actividades comerciales considerables en el pueblo. La
UNESCO ha clasificado el Mont Saint-Michel como patrimonio de la humanidad en 1979.
Continuamos nuestro recorrido por las playas de Normandia, para poder llevar a cabo la famosa actividad de ͞carritos con vela͟. Después de una breve explicación, nos montamos en nuestros carritos para recorrer las playas de la manera más original. Excelente manera de recorrer la arena. Resultado: una mezcla de diversión y aventura única.
Al llegar a nuestro alojamiento en la ciudad de Angers, nos dispusimos a cenar y después a dar un breve recorrido por las instalaciones, donde nos montamos en unos juegos para continuar con la diversión un poco más antes de dormir.

Caro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *