Posted by: Thierry Castillon Post Date: 26 julio, 2018

Jueves 26

Porque no puedes venir a París sin ir de compras, iniciamos nuestro día en la famosa avenida Champs-Élysées de 1.9 kilómetros de largo y 70 metros de
ancho, que se extiende entre la Place de la Concorde y la Place Charles de
Gaulle , donde se encuentra el Arco del Triunfo.
Mientras realizábamos nuestras compras, nos dirigíamos al Arco del Triunfo uno de los monumentos más famosos de París, no debe confundirse con un arco más pequeño, el Arco del Triunfo del Carrusel , que se encuentra al oeste del Louvre .
El Arco de Triunfo honra a aquellos que lucharon y murieron por Francia en las
Guerras Revolucionarias y Napoleónicas francesas , con los nombres de todas las
victorias y generales franceses inscritos en sus superficies internas y externas.
Debajo de su bóveda se encuentra la Tumba del Soldado Desconocido de la Primera Guerra Mundial.
Decidimos continuar nuestro día comiendo en Montmartre, una gran colina en París. Tiene 130 m de altura. Es conocido principalmente por su historia artística y la basílica del Sacré-Cœur con cúpula blanca en su cima La otra iglesia más antigua
en la colina es Saint Pierre de Montmartre, que dice ser el lugar donde se fundó la
orden de los sacerdotes jesuitas .
A fines del siglo XIX y comienzos del XX, muchos artistas tenían estudios o
trabajaban en Montmartre o sus alrededores, como Amedeo Modigliani , Claude
Monet , Pierre-Auguste Renoir , Edgar Degas , Henri de Toulouse. Lautrec ,
Suzanne Valadon , Piet Mondrian , Pablo Picasso , Camille Pissarro y Vincent van
Gogh . Montmartre es también escenario de varias películas, como Amelie.
Terminamos nuestra visita en este lugar en el famoso Moulin Rouge, para despué
s acudir al famoso espectáculo de luces de la Torre Eiffel, simplemente un deleite
a los sentidos.
Y porque venir a Paris y no conocer la torre Eiffel, es no venir a París. Tuvimos la
oportunidad de subir a 280 metros, y observar la vista de toda la ciudad desde el ú
ltimo piso de la torre. Es impresionante lo maravilloso que se aprecia todo desde
arriba.
La Torre Eiffel fue construida por Gustave Eiffel para la Exposición Universal de
1889, que fue para celebrar el centenario de la Revolución Francesa.
Su construcción en 2 años, 2 meses y 5 días fue un verdadero logro técnico y
arquitectónico. “Utopía lograda”, símbolo de la destreza tecnológica, a fines del
siglo XIX fue una demostración de la ingeniería francesa personificada por
Gustave Eiffel y un momento decisivo de la era industrial. Fue recibido de
inmediato con tremendo éxito.
Un objeto de discordia, deseo y fascinación, la Torre Eiffel nunca deja de
impresionar.
Fuimos deleitados con una maravillosa visita al museo más grande del mundo, el
museo de Louvre! Inaugurado a finales del siglo XVIII, el Museo del Louvre es el
museo más importante de Francia y uno de los más visitados del mundo.
Actualmente recibe más de ocho millones de visitantes cada año. Formado a partir de las colecciones de la monarquía francesa y las expoliaciones realizadas durante el imperio Napoleónico, el Museo del Louvre abrió sus puertas en 1793 mostrando un nuevo modelo de museo, que pasaba de las manos de las
clases dirigentes al disfrute del público general.
Continuamos hacia la maravillosa Catedral de Notre-Dame de Paris, una obra maestra de la arquitectura gótica, es el monumento más visitado de Francia. Fue construido en la Edad Media, en el extremo de la Île de la Cité. El trabajo comenzó en el siglo XIII y finalizó en el siglo XV. Dañado gravemente durante la Revolución Francesa, la catedral fue restaurada en el siglo XIX por el arquitecto Viollet-le-
Duc. Sus numerosos visitantes llegan a admirar sus vidrieras y rosetones, las
torres, el campanario y las gárgolas.

Caro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *